LOS PRIMEROS DISEÑOS MODERNOS DE CAMPOS DE GOLF

El diseño de campos de golf ha evolucionado a lo largo de la historia del golf, y muchos consideran que entró en su fase más moderna a final de los años 60, cuando Pete Dye se unió a Jack Nicklaus para crear los Harbour Tour Golf Links, en Carolina de Sur. Allí combinaron hierba de diferente textura para delimitar las distintas zonas del campo y utilizaron mamparos de durmientes de ferrocarril como límites.

Con estos primeros diseños modernos de campos de golf, Nicklaus y Dye pasaron así a dominar el negocio del diseño de los campos a finales de los años 70 y durante los 80. Mientras tanto, en Europa, Dave Thomas y Peter Allis, ambos profesionales de las giras, se unieron en la arquitectura de campos a hombres de vasta experiencia, tales como C.K. Cotton, Charles Lewrie, Henry Cotton, Frank Pennink, John Harris y Fred Hawtree.

Ya en la década de 1980 el negocio estaba en manos de los profesionales del golf, como había ocurrido un siglo antes. El australiano Peter Thomson, Arnold Palmer en Estados Unidos, Severiano Ballesteros en España, Bernhard Langer en Alemania, los británicos Tony Jacklin, Neil Coles y Briant Hugget y docenas más se ocupaban de satisfacer la creciente demanda mundial de campos de golf.

El poder y el alcance de la moderna maquinaria, junto con el desarrollo de las nuevas técnicas de irrigación y de clases de hierba, han hecho posible varias obras espectaculares en diseño y construcción. Por ejemplo, en Florida, Georgia y Carolina del Sur, el drenaje a gran escala y las operaciones de rellenar la tierra han permitido construir campos de golf en zonas pantanosas, donde solo la presencia de algún caimán ocasional delata el origen del terreno.

Y en Japón, tal es la escasez de tierra, que los campos se construyen en zonas montañosas aparentemente imposibles. En algunos de los campos japoneses se han instalado escaleras eléctricas para transportar a los jugadores de un hoyo localizado en el fondo de un valle hasta el tee del hoyo siguiente, situado en un alto, desde el cual se vuelve a descender a un empinado valle donde se encuentra el próximo hoyo.

Antes había campos de golf situados en zonas desérticas, que consistían en extensiones de matorrales con greens hechos con una mezcla de arena y aceite. Hoy en día existen campos como el de Jack Nicklaus llamado Dessert Highlands, donde se juega sobre cuidadas calles de hierba y perfectos greens, que se mantienen gracias a modernos sistemas de irrigación controlados por computadoras que cada noche riegan el campo con toneladas de agua.

Sin embargo, y a pesar de la avanzada tecnología, los mejores campos siguen siendo aquellos adaptados de forma natural y sencilla a su entorno. De ahí que links legendarios como el de St. Andrews hayan sido, hasta el día de hoy, constante fuente de inspiración para los arquitectos de campos de golf.

 

Los primeros diseños modernos de campos de golf

 

El swing de golf de Ladies European Tour 2016

El swing de golf de European Golf Tour 2016

Otros swings de golf de interés