LOS PRIMEROS DISEÑADORES DE CAMPOS DE GOLF

La naturaleza fue el primer diseñador de campos de golf, al dar forma a los links del este de Escocia a partir de las dunas ondulantes a lo largo de la costa. Pero según fue desarrollándose el juego, se empezaron a requerir los servicios de los principales profesionales del juego para el diseño de nuevos campos y la construcción de obstáculos, que tenían por objeto poner a prueba la pericia de los jugadores. Desde entonces la construcción de campos fue haciéndose más elaborada.

Al principio, los métodos los primeros diseñadores de campos de golf eran muy sencillos. Se limitaban a alisar el terreno y a marcar con estacas los lugares donde debían estar los tees y los greens. Esta tarea se completaba, por lo general, en un sólo día, y una vez se había segado la hierba de los greens el campo estaba listo para empezar a jugar.

En 1894, Tom Morris "El Viejo", uno de los principales arquitectos de su época, cobraba una libra por cada día de trabajo, más gastos de desplazamiento. Cien años más tarde, Jack Nicklaus pediría un millón de dólares por el mismo trabajo, si bien éste, en su caso, suponía mucho más que colocar unas estacas en la tierra.

El diseño de campos dio un gran salto hacia adelante cuando surgió la posibilidad de construir campos en zonas interiores. El primero en hacer esto fue el profesional del golf Willie Park Jr, a quien se suele atribuir el haber alejado el golf de sus orígenes costeros. Él fue quien descubrió las posibilidades de un terreno arenoso al oeste de Londres, donde creó el campo de Sunningdale en la década de 1890.

Su ejemplo fue imitado por el cinco veces campeón del Open James Braid, que fue un prolífico arquitecto a comienzos del siglo XX y que fue quien diseñó los campos de Gleneagles.

Diseño Internacional

Sunningdale sería más tarde modificado por su secretario H.S. Colt, quien después creó el New Course, en el mismo club, más complicado que el primero. Colt se convirtió en uno de los mejores diseñadores de Gran Bretaña, en una época que produjo campos tan notables como el Wentworth y el Berkshire, y arquitectos tan importantes como Tom Simpson, Charles Alison y Herbert Fowles, quien también trabajó en Estados Unidos.

El arquitecto del Campo de Golf de Chicago, Charles Blair Macdonald , se dedicó en 1902 a estudiar los principales campos de golf británicos para ayudar a crear el primer campo de verdadera calidad en Estados Unidos, el National Golf Links. También fue él quien animó a George Crump, A.W. Tillinghast y Hugh Wilson a diseñar campos en Piney Valley, Baltusrol y Merion. Por su parte, Two Scots, Alister Mackenzie y Donald Ross dejaron todo un legado de campos de excelente calidad en Estados Unidos y en todo el mundo.

El Pinehurst Número 2 es la mejor obra de Ross, y Mackenzie colaboró con Bobby Jones en la creación del Augusta National. Dicho campo, que hace más énfasis en el diseño estratégico que en las posibles penalizaciones, supuso la revolución en el diseño de campos de golf en Estados Unidos. El renombrado Robert Trent Jones suscitó la atención y la controversia del público cuando adaptó el campo de Oaklandhills en Birmingham, Michigan, para el Open de Estados Unidos de 1951, con resultados espectaculares.

Se convirtió en el diseñador de campos de golf más famoso de Estados Unidos durante los años 60 y 70 llenando de lagos y enormes bunkers, según su costumbre, un extraordinario número de campos por todo el continente.

 

 

El swing de golf de Ladies European Tour 2016

El swing de golf de European Golf Tour 2016

Otros swings de golf de interés