LOS ORÍGENES DE LA BOLA DE GOLF

A principio del siglo XVIII, la bola feathery sustituyó a la bola de madera, probablemente de haya, que es la primera que se conoce. Estas bolas de plumas (feather), de costosa fabricación y que se estropeaban fácilmente, se siguieron utilizando durante bastante tiempo, hasta la feliz aparición, en 1948, de la bola de gutapercha.

No hay un solo elemento que haya influido más en la historia del golf que la bola. La naturaleza y la efectividad de los distintos tipos de bola han determinado la evolución del juego y han influido en la formación de los clubes.

Además de dura, la tarea de fabricar una bola de plumas resultaba perjudicial para el que la llevaba a cabo. Sus pulmones se llenaban del polvo de las plumas, y su pecho acababa debilitándose por la presión constante de rellenar la pelota, que sujetaba contra su cuerpo dentro de un molde de madera.

Ni el artesano más experimentado era capaz de fabricar más de cuatro bolas al día; de ahí su elevado precio: entre tres y cuatro chelines, a menudo superior al del propio palo. A pesar de sus desventajas, la feathery prestó un servicio importante durante más de 200 años, hasta la mitad del siglo XIX. De los primeros fabricantes de estas bolas de plumas, las familias Goulay y Robertson son las más conocidas.

En 1948 hubo un cambio fundamental con la llegada de la gutapercha, una goma vegetal procedente del árbol tropical gutta. Se descubrió que este material era maleable si se introducía en agua hirviendo, para luego endurecerse cuando se enfriaba, una vez se le había dado la forma de pelota. Además, en caso de accidente o rotura, podía dársele forma de nuevo con solo volverlo a hervir. La nueva pelota de gutapercha (más conocida por guttie) pasó a heredar las funciones de la costosa feathery y convirtió al golf en un juego accesible para las gentes menos adineradas.

Facilitó la estandarización e hizo posible prestar más atención al tamaño y al peso de la bola. Los fabricantes empezaron a marcar las bolas con su peso, que oscilaba entre los 39 y 46,5 gramos y su nombre.

Con la creciente popularidad del juego, fueron apareciendo más fabricantes; antes del final del siglo, la mayoría de las compañias de ruedas de coche y de goma se dedicaban ya a la fabricación de pelotas de golf. El reinado de la guttie duró hasta la aparición, en el siglo XX de la pelota Haskell, que tenía el centro de goma.

 

Los orígenes de la bola de golf

 

El swing de golf de Ladies European Tour 2016

El swing de golf de European Golf Tour 2016

Otros swings de golf de interés